En la actualidad el juego especialmente el mundial de fútbol sirve para integrar a las personas ya sea familia, amigos, o gente desconocida con la cual aprendes a compartir,  durante las fechas de los juegos que están programados.

Son tantos los sentimientos,  las emociones, y expectativas que están involucrados en nuestro organismo y generados por todo la planeación del mundial que el individuo que no hace parte de un equipo o no hace parte de los adeptos del fútbol termina siendo el más ferviente de los hinchas.

Debemos recordar  que las hinchadas como fenómenos sociales tienen como propósito fundamental  alentar a su equipo durante el partido. Pero además de esto, las hinchadas compiten entre ellas para demostrar quién alienta más  o quién es más seguidor fiel de su equipo, esto siempre con el fin de no solo obtener el resultado ganador.

Es una cuestión de identificación también con el equipo que apoyas, es patriotismo  muchas veces.  Es querer destacarte por ese equipo que juega de tu país que sientes que te representa y que con esa imagen de triunfo, logro, sobre el otro equipo eres reconocido mundialmente.

Cuando se obtienen resultados desfavorables o pierde ese equipo al cual apoyamos o le vamos, surge en nosotros la frustración, la tristeza, la angustia el desespero,  los sentimientos de pérdida o  depresión, aparecen en ti llenándote de aburrimiento y muchas veces impotencia, lo cual muchas veces se ve reflejado en desmotivación.

Esta genera en nosotros un vacío interno  que muchas veces es generado por los cambios en la rutina que se generan durante el tiempo que invertimos como personas a compartir con otros.  Familia, amigos, grupos sociales etc. Todo cambio en nuestra cotidianidad diaria nos desestabiliza ya sean estos cambios  positivos o negativos. Y es que el mundial entra a ser una motivación en nuestra vida y quehacer diario.

Para las personas que integran la hinchada, su papel es fundamental en el partido.  Es  que su aliento transmitirá energía a su equipo durante el partido. El hincha siente que debe alentar lo más fuerte posible porque esto hará que su equipo gane pero esto no es garantía de triunfos.

monalisaEs por esto que las personas hacen esfuerzos por seguir su equipo a cualquier parte del mundo en donde este, no solo invierten su tiempo y dinero, si no sus ilusiones, sueños, y esperanzas.

Por más que deseemos que el equipo al que apoyamos gane los torneos mundiales nunca los resultados serán como los esperamos,  debemos siempre estar preparados para cualquier resultado.Ya que esto hace parte  del juego y  en los deportes cualquier cosa puede pasar. Es  importante soñar, ilusionarse,  tener esperanza y ser feliz.  Disfrutar de los momentos que estos espacios nos generan.  Pero hacer lo de una manera sana,  y siempre teniendo los pies sobre la tierra.

Que  estos instantes construyan  en nosotros y las personas que compartimos un momento de esparcimiento y convivencia agradable. Y no dejando de lado la responsabilidad que tenemos como ciudadanos del mundo.

Es importante propiciar espacios que contribuyan a nuestra salud mental, ya que todo no puede ser trabajo y responsabilidades. El compartir con las demás personas y allegados debe ser más frecuente y no solo en mundiales.

Si ya no quieres saber más nada  de futbol,  ni de tu equipo favorito porque perdió y no gano los torneos.  Emplea tu tiempo en  otros deportes o apoya otro equipo que te guste.  Como por ejemplo: el ciclismo, que tantos triunfos le ha dado a nuestro país.

Para las personas que creímos en nuestro equipo favorito,  lo apoyamos,  nos pusimos la camiseta, gritamos sin parar, compramos cornetas  y todo tipo de souvenires alusivos a nuestra selección no nos arrepintamos por esto. Hay que aprender  que en la vida  no siempre se gana ni todo es como lo deseamos,     muchas veces también  se pierde.  Y aunque se siembre no todas las veces se cosecha.

De las pérdidas   aprendemos también,  seamos agradecidos con la vida ya que las cosas no son fáciles siempre.

Es importante  ponernos en el lugar del otro,  así podemos comprender las situaciones de una manera más asertiva.   Solo de nosotros depende el manejo que le demos a nuestras propias emociones. Y verle el lado positivo o negativo a las cosas.

Dayana Salas Salas

Por: Dayana Salas Salas

Psicóloga, UPB

Especialista en salud mental del niño y del adolescente, CES