Es el estado de ánimo que una persona experimenta cuando hay plenitud y satisfacción por gozar de lo que desea o por disfrutar de algo bueno. Como lograr metas, objetivos o sueños que te trazas a lo largo de tu vida.

En la actualidad La psicología positiva surge y estudia diversos aspectos del ser humano como son: las emociones positivas como la felicidad, la alegría o el amor, y fortalezas como el optimismo, la creatividad, la gratitud, la sabiduría, o la resiliencia.

Con el fin de que los estados mentales positivos actúan como barreras a los trastornos psíquicos y tengan un efecto preventivo e incluso rehabilitador, actuando así como protectores de nuestra salud mental.

Los avances científicos de la actualidad permiten a los psicólogos utilizar herramientas eficaces, no sólo tratar el malestar emocional, sino prevenir su aparición mediante el entrenamiento de técnicas y estrategias que nos hacen más fuertes y más sanos. La orientación preventiva fue la idea original de Seligman y constituye una de las bases de la psicología positiva.

smile1Así los aspectos interpersonales juegan un papel fundamental para lograr la felicidad. Construir una red de relaciones sanas con un alto grado de intimidad y confianza es una de las vías más seguras hacia el bienestar.

La actitud en nuestra vida diaria es fundamental para protegernos frente a lo que nos molesta o nos hace sentir infelices. El entusiasmo es un factor importante para la salud mental y en nuestra vida en general ya que trae satisfacción y tolerancia para afrontar las vicisitudes que se pueden presentar en lo cotidiano. Y buscar recursos asertivos para enfrentar este tipo de situaciones.

Los seres humanos por naturaleza tenemos tendencia a complicarnos la vida aun cuando no tenemos problemas. Es por esto que muchas veces nos sentimos infelices y vemos la felicidad como algo inalcanzable.

Para el Dalai Lama la felicidad puede ser un estado permanente en los seres humanos y se puede lograr con el desapego y la compasión que nos permiten cambiar nuestra forma de ver el mundo y liberarnos del sufrimiento.

Para Platón, la felicidad es posible cuando el hombre puede contemplar las esencias de las cosas que para este filósofo son las ideas de Dios. Se refiere a ver con el intelecto, más allá de la ilusión que nos ofrecen nuestros sentidos.

El culto religioso y la virtud son por lo tanto en Platón los medios para ser dichoso en esta vida porque sólo los virtuosos pueden ser verdaderamente buenos y felices.

Pero qué pasa cuando en nuestro contexto social  no hay referentes sociales con los cuales las personas se identifiquen, los conceptos de valores cambian constantemente se sustituyen por antivalores que empiezan en lo  social a mostrar una identificación y un ideal de felicidad desdibujado de la realidad.

Porque cuando las personas no alcanzan estos ideales y tienen como referentes a otros para identificarse la meta de la felicidad puede convertirse en un imposible   o por el contrario el único camino donde esa persona pueda alcanzar su felicidad.

smile0En épocas pasadas creíamos en nuestros padres, en la iglesia en los docentes, los líderes y el grupo de pares como referentes de respeto, amor, autoridad, y equidad.

Esto ha cambiado porque muchas veces la realidad es que estos conceptos y creencias que teníamos no corresponden muchas veces al comportamiento y actuaciones de esas personas que seguíamos como ejemplos a seguir. Entonces adiós referentes.

Creíamos en el niño DIOS que nos traía los regalos a la media noche y al cual esperábamos mientras dormíamos con ilusión y felicidad. Le pedíamos regalos con consideración de acuerdo a lo que él pudiera traer o no. De acuerdo a la asesoría personalizada que nos daban nuestros padres (Guías) Todo esto se desdibujo, cuando aprendimos a los trancazos que él niño Dios no existía que eran tus padres los que te daban los regalos, o eran los familiares más cercanos. La ilusión y la felicidad termino.

Nos aferrábamos a nuestras creencias particulares, cuando teníamos problemas o nos sentíamos tristes. Pero dejamos de creer y de sentir respeto por eso que nos guiaba y nos hacía ser mejores personas.

Creíamos en nuestros amigos (as) esos por los cuales estábamos dispuestos a dar la vida, eran nuestros confidentes ya no habían diarios a los cuales le poníamos un candado, ellos eran nuestro apoyo, y hasta animadores de fiestas infantiles parecían en los tiempos difíciles.

Esto cambio porque el concepto de amistad se rige y se basa en otros intereses en nuestro contexto social. ya encontrar amigos verdaderos se ha vuelto una tarea maratónica, y más aún si se trata de depositar nuestra confianza.

Ya se pasa al acto y no se pide permiso ni opinión a la hora de actuar, no hay referentes ya son otros, más complicados, más vanos y superfluos, entonces a la felicidad se le pone precio, como si fuera un artículo de supermercado etiquetado.

Entonces surgen los intereses individuales y propios de los seres humanos a buscar esa felicidad que para muchos no existe porque la verdad es que no es fácil de encontrar,   es difícil acceder a ella cuando no rompemos paradigmas. Y no damos lo mejor de nosotros mismos para lograrla. Muchas veces no nos percatamos  que está dentro de nosotros mismos.

Solo de nosotros dependerá encontrarla, vivirla, sentirla, explorarla, y dignificarla. Es por esto que hay muchas personas que a pesar de tenerlo todo en los diferentes aspectos de su vida.  No logran ser felices, porque la felicidad se encuentra en las pequeñas cosas de la vida. Solo que debemos aprender a darle valor a estas cosas que son valiosas e importantes para encontrar un verdadero sentido.

Somos felices buscando la felicidad, pero no llegando a ella, tiramos la toalla porque preferimos lo fácil,  ya que lo difícil nos aburre muchas veces o nos parece complicado y desistimos.

La búsqueda de la felicidad es la fuerza que nos moviliza y nos motiva pero nunca logramos alcanzarla del todo, porque resulta difícil satisfacerla.

La felicidad se vuelve un mal necesario porque en la búsqueda que haces para lograrla o conseguirla le das sentido a tu vida mediante las metas, y los sueños que estableces en tu vida. Entonces los sentimientos de alegría que sientas en un determinado momento ya no son garantía para que seas feliz.  porque debes conocer más tu interior como persona que tu exterior.

Solo siendo conscientes del manejo de nuestras emociones y la manera como expresamos estos sentimientos hacia los demás y el efecto que esto traerá. Nos hacemos responsables de nuestras vivencias.

Con el tiempo he aprendido en mi experiencia de formación como profesional de la salud mental que todos podemos ser felices a pesar de las dificultades y cosas negativas que se nos puedan presentar en la vida. Así las veamos como desgracias. en cualquier circunstancia difícil, del contexto propio, ajeno o cercano.

Entonces no somos infelices solo hay personas que en algún momento vienen a nuestra vida y nos hacen infelices. Cortan nuestra felicidad, como si le cortaran a un ave las alas para volar y salir avante.

Hay es cuando debemos actuar y alejarnos de todo lo que nos cause infelicidad, si observamos que nuestra salud mental está en riesgo alejemos toda situación, persona o momentos difíciles que nos puedan vulnerar, y hacer daño. A veces para ser feliz debemos de velar y procurar por nuestro propio bienestar. Recuerden en por nuestra salud mental. No significa que a lo difícil le tengamos que dar siempre la espalda.

Ser feliz es una decisión que hay que hay que tomar todos los días, esto no depende de las condiciones de la vida que uno tenga, si no de la actitud con la cual asumimos la vida y enfrentamos los problemas.

Solo cuando nos demos cuenta que nuestra integridad y salud personal está en peligro y riesgo la vía más sana para alcanzar nuestra tranquilidad y felicidad es la actitud, el humor con que enfrentas las situaciones. Saber decir no en el momento justo, perdonar. Aprender a dar, sin esperar nada a cambio. La fe que nos da paz y crea confianza en nosotros, cultivar confianza, amor y tiempo de calidad a los que apreciamos y verdaderamente amamos.  ¿Te has preguntado qué es lo que verdaderamente te hace feliz?

Dayana Salas Salas

Por: Dayana Salas Salas

Psicóloga, UPB

Especialista en salud mental del niño y del adolescente, CES